martes, 9 de octubre de 2012

¿Por qué los girasoles miran al Sol?




Esta semana vamos a ver una pregunta un poco fuera de lo habitual en el blog. A pesar de no ser de mi especialidad, me ha parecido tan curiosa que me he informado bien para responderla.

Hola, 

mi sobrina me ha preguntado si es verdad que los girasoles giran mirando al sol.
Yo recuerdo ver campos de girasoles que estaban mirando en direccion contraria al sol en ese momento.
No se que decirle y no encuentro esta informacion.
Depende de la especie?
Hacen un ciclo diario o por periodos mas largos?

Muchas gracias,
saludos 




Pues la verdad es que a mi también me ha pasado de ir en coche y ver un campo de de girasoles, con las flores un poco despistadas, que no miraban al sol. Al parecer, los girasoles no son la única especie que se orienta al sol, sino que existe una variedad de plantas (las heliotrópicas) que poseen esa cualidad. 

Sin embargo, y respondiendo a tu pregunta, los girasoles sólo miran al sol cuando son jóvenes. Una vez que crecen y maduran, se quedan en una posición fija, mirando hacia el Este, por donde sale el sol. ¿Y durante la noche? Pues por la noche se inclinan y realizando movimientos al azar. Cuando amanece y sale el sol de nuevo, la flor se volverá a orientar hacia él, empezando el ciclo.

¿Y cómo se mueven? Los girasoles disponen de unas células motoras justo debajo de la flor que se alargan y encogen para orientar la flor hacia el sol. De esta manera se consigue que la flor reciba más luz del sol cuando es joven.

Disposición de las semillas en el girasol

¿Otra curiosidad más de los girasoles? Pues que la disposición de sus semillas no es al azar, sino que sigue un patrón matemático, relacionado con el ángulo de Fibonacci, que deriva del número áureo. Para quien tenga curiosidad, aquí os dejo un artículo muy sencillo y explicativo.

Modelo de H. Vogel

Para terminar, recordarte que si te ha gustado el artículo, puedes votar por este blog en los premios Bitácoras 2012, simplemente haciendo click en la imagen:


Votar en los Premios Bitacoras.com



Fuentes:

8 comentarios:

  1. Ole, ole y ole!
    Muchas gracias por la ayuda.
    Es una de esas cosas que uno cree que sabe, pero en realidad nunca se para a pensar detenidamente.
    Un beso para Lucía de su tío Pepe.

    Gracias Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber sido de ayuda. El saber no ocupa lugar!

      Eliminar
  2. Siempre creí que los girasoles miraban al sol porque eran liposomáticos, pero ahora por fin me ha quedado claro.

    Gracias Jesús.

    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús:

    He estado buscando información sobre las células motoras de las que hablas, ya que pensé que las plantas carecían de ellas y no encuentro ninguna imagen que las ilustre, ¿es posible que subas alguna?

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento no poder proporcionarte imágenes. Entiendo que en las referencias que adjunto, a lo que se refiere con motoras es que producen movimiento, no que se muevan. En concreto:

      El movimiento es realizado por células motores en un segmento flexible justo debajo de la flor, llamado pulvinus. Esas células motoras se especializan en bombear iones potasio dentro de los tejidos, cambiando la presión de turgencia. El segmento se flexiona porque las células motoras del lado sombrío se elongan debido a los tejidos turgentes.

      Eliminar
  4. Madre mia !

    Pues que me acabo de mandar un desayuno de la ostia, y he sido iluminado con la lectura de este articulo ! Que yo tambien pensaba que los girasoles, al ser efectivamente lipotropicos, se guian al sol por ser liposomaticos.

    los saluda con el carino que corresponde,

    Jorge Abelardo Gomez

    ResponderEliminar
  5. Querido Jorge Abel,

    Que alegría leerte! Se te echaba de menos por aquí. Yo durante un tiempo también pensaba como tú, creía que la psicotropicidad de los lipotropitos de los girasoles impedían la lipomatosis instantánea de sus celulas motoras internas. También creía que esto producía una opacidad transitoria en los esfínteres de los estambres de la planta, que desembocaba en una necrofagía catatónica de las flores, lo cual producía que su movimiento invertebrado no se viera alterado de forma inherete, sino que, por el contrario, disminuyera su capicidad ósea y por consiguiente, de concentración. Pero como ya dije antes, después de leer este artículo lo tengo todo mucho más claro.

    Besos, abrazos y carantoñas múltiples,

    Soraya Ledesma Melosa

    ResponderEliminar